SE NOTIFICA QUE TODO EL MATERIAL GRÁFICO EXPUESTO EN ESTA PÁGINA ESTÁ PROTEGIDO POR EL DERECHO DE PROPIEDAD INTELECTUAL 'LA DIRECCIÓN NACIONAL DEL DERECHO DE AUTOR (Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Buenos Aires - Argentina) Expediente N° 5055435'

------------POR LO QUE QUEDA PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL, SIN LA AUTORIZACIÓN ESCRITA DE SUS PROPIETARIOS.------------

miércoles, 26 de octubre de 2016

"KARENCIA 23"

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía 
(Derechos de autor, protegidos)




A su paso, la mujer vieja y ciega, derramó monedas de oro desde sus dedos de ave, pero el tintineo de las mismas fue estéril e inútil. El hijo del hombre no se inmutó, no hubo brillo que detuviera su paso. Sus calígulas polvorientas y raídas, pisotearon las monedas sin siquiera enterarse qué rostro se había acuñado en ellas...


 (Pieza única. Año 2010. Medidas: 80 X 67 cms. Precio $.600 dólares americanos)

martes, 18 de octubre de 2016

"MELANCOLÍA DEL MAGO"

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía
(Derechos de autor, reservados)





He caminado, de manera incesante, cerca de cuatro mil años por este polvoriento mundillo de apenas trece metros cuadrados, yendo de aquí para allá, siguiendo una voz de sirena, apenas audible pero encantadora. Si suena al sur, hacia el sur voy; si suena al norte, hacia el norte voy. No importa de qué punto proviene la voz, yo siempre voy en su busca, pues aunque jamás escucho qué me dice, es un llamado feromonal al que no puedo ni quiero resistirme. En un lugar tan pequeño y solitario, esa encantadora voz es la razón de mi existir, es lo único que me tiene ocupado, es lo que me mantiene en este persistente celo que no puedo aplacar… ni cuando levanto mi mirada hacia esas tres lunas ninfómanas que iluminan mis cielos, pero que nunca podrán consolarme, ya que esa luz celeste que irradian constantemente, las aleja de mis manos. Mmm… Ahora debo irme, puesto que desde el oeste, me llama la encantadora voz de sirena… ¡Ya voy! ¡Ya voy!



          (Pieza única. Año 2010. Medidas: 80 X 63 cms. Precio $.600 dólares americanos)



viernes, 14 de octubre de 2016

"SE ROMPIO EL CRYSTAL"

Ilustración y cuento de Oswaldo Mejía 
(Derechos de autoría reservados) 

Extracto del cuento...(...)...
Voy a contarte cómo de un minúsculo trocito de polvo me di a la tarea de modelar la torre que ordenará el curso de los vientos que soplarán las orejas de los buscadores inquietos... Que parirá mundos fantásticos, testimoniando de ese modo, que mi obra no fue la edificación de un hombre más: Tú serás único e insustituible. Otros harán obras magnánimas, pero ninguno podrá hacer lo que es de tu ley.
… Flotas en un mar amniótico, que te provee de paz y plenitud. Tan sólo eres un punto en la inmensa línea de la vida pero ya estoy enquistado en ti…Soy la CIRCUNSTANCIA  misma, soy tu creador, y a la vez soy tu creación.  En cambio, la soledad es toda tuya, de ella te nutres mas no le temes pues es una soledad tibia y acogedora que te permite parasitar agradablemente. El bulbo que te contiene está brindado a ti y a merced de mi labor como tu fabricante. Te sientes muy bien agitándote como pez pero ello no puede ser por siempre. Debo prepararte para las nuevas etapas y espacios que se avecinan, y para eso tengo que ir variando de manera gradual tu estado elemental; adicionando a tu ser piezas e ingredientes  que irán desde lo más simple a lo más complejo. Debo ser muy cuidadoso en cada uno de los trazos de tu diseño, porque si algo fallara, todo lo que podría hacer luego, seria pedirte perdón en silencio… ¿De qué serviría si ya no se podría remediar lo mal hecho? Mejor ser cuidadoso…
Has crecido mucho. Siento el inmenso orgullo de ser el arquitecto que va ensamblándote y forjándote. Mis plazos son muy estrictos, entonces debo esmerarme por lograr la meta de un modo rápido y eficaz si no quiero fracasar, y no existe entre mis expectativas la posibilidad al fracaso.  Ya estás casi listo para el primero de los fines. A partir de este, tu existencia estará plagada de finales y despedidas, cada una regada de llanto, ungida en  sufrimiento… y sin retorno. Cada vivencia será clavada en tu alma como una estaca que no puede extirparse… deberás aprender a vivir con esa premisa. Cada una de estas etapas será una muralla por saltar de manera indefectible. No te angusties, estoy dentro de ti para ayudarte a sobrellevar el estigma ¿Recuerdas que soy tu creador y tu creación a la vez? No puedo apartarme de tí… estoy eternamente en tu interior…para moverte y estimularte hacia tu contexto exterior. Acabo de instalarte la “anfibiedad” pues tu tiempo aquí está por culminar y la necesitarás para el instante que se te avecina. Tu modo de respirar está a punto de variar radicalmente. Y esto es necesario, créeme.
¡Ahora prepárate! Vas a enfrentarte por primera vez al terror, el desconcierto y el dolor. Discúlpame por no evitar que pases este mal rato. La vida te será una seguidilla de duras experiencias. Es preciso que pases por ellas o jamás alcanzarás cielos más amplios que esta reducida cúpula que te cobija.
¿Percibes la violencia? Se empieza a manifestar.  Te va  envolviendo en su rojo manto de sangre,  carcomiendo cada uno de tus sentidos ¿Notas como todo se contrae a tu alrededor? Enormes fuerzas te estrujan, friccionan y zarandean tu, hasta ahora, inmaculada piel. No entiendes ni comprendes nada. Siempre te resultara inentendible e incomprensible lo desconocido.
¡Es tan brusco y repentino todo! Te supones solo… tú y tu pánico, nada más. Ya ni me escuchas ¡Debes salir de allí! ¡Sal de allí! ¡Saaaaaaaal!
De esto te hablaba. Te presento al terror, el desconcierto y el dolor. Ellos y yo  iremos de la mano contigo de aquí en adelante, seremos tu inquebrantable compañía. Me duele hacerlo, no me complace verte sufrir pero es mi tarea grabarte en el alma los traumas que irás incorporando a tu reservorio de penas, y lo haré con hierro candente o corremos el riesgo de la oquedad que te convierte en un muerto en vida.
Acércate, también debo calzarte el traje de reptil. Las puertas de acceso a la demencia están abiertas para ti ¿Te atreves a cruzarla o debo empujarte? Deja de mirarme así. Haces que me sienta como si fuera tu verdugo. Cuando tu mente se abra a la luz, entenderás que todas estas transiciones fueron por tu bien.
La locura es una de las alternativas de protección y defensa a la que podrás recurrir cada vez que nuestra mutua connivencia te resulte insoportable.
Tu pecho quiere estallar, te desesperas, no puedes respirar. Estás por abrir la siguiente puerta; no te desesperes, vas bien, ya perdiste la cordura, eso preservará mi obra: Tu vida.
Llora si lo necesitas, llora, que el vaivén de las contradicciones también se enjuaga con llanto.
Ya pasó todo y ocurrió tal como estaba planeado. Relájate, cierra los ojos, respira lentamente y déjate llevar por el letargo…duerme… duerme…duerme…
...(...)...



         (Pieza única. Año 2013. Medidas: 80 X 52 cms. Precio $.600 dólares americanos)

martes, 11 de octubre de 2016

"FESTIN MANICOMIAL"

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía 
(Derechos de autor, protegidos)





Al oír la oración de aquella niña, le di la espalda. Ahora mi sombra se proyectaba inmensa, tan larga como el camino que debía recorrer sin ella. Si hubo lágrimas del otro lado, no lo sé... pero de este lado hubo sudores fríos.
Han pasado mil vientos y ahora, nuevamente, la tengo frente a mí, quizás con las lágrimas de ayer... no lo sé. Pero si sé de los mismos sudores fríos que ni sombra tuvieron aquel día.

Roza mi espalda. Quiero pensar que hay lágrimas del otro lado y que se mezclan con los sudores fríos de hoy…



 (Pieza única. Año 2010. Medidas: 80 X 58 cms. Precio $.600 dólares americanos)

miércoles, 5 de octubre de 2016

"ESCUELA DE PROFETAS"

Ilustración y cuento de Oswaldo Mejía 
(Derechos de autoría, reservados)




(Extracto del cuento: Cap. 1, Libro "Delirios del Lirio")...
En un banquito de cortas patitas, estaba sentada aquella niña de mirada distante y sonrisa con ausencia de alegría. Sus piernitas flacuchas de prominentes rodillas, se unían mientras las canillas se separaban dando forma a  esa particular figura en “A” pues sus piececitos se hallaban girados hacia adentro, tocándose  los deditos de ambos pies. El cuadro era cómico, tierno y al mismo tiempo… desolador.
A pocos metros de altura sobre ella, una espesa y gris nube de no más de ochenta centímetros, lloraba gotas gélidas que empapaban a la niña.
¿Cómo podía ser que en un día tan soleado y atractivo para vivirlo plenamente, aquella nubecilla gris se empecinara en propinarle una lluvia exclusiva e incesante a la niña de mirada ajena y distante? ¿Es que acaso hay seres humanos que nacen y viven con tormentas sobre sus cabezas?
Largo rato estuve observando con minucioso detenimiento a la niña sentada en el banquito en medio de la plazuela, con su nube gris goteando sobre ella. Por sus dorados cabellos recogidos en desordenadas trencitas y su carita de piel extremadamente blanca, se deslizaban manantiales de agua que presumo, caían unificándose con sus lágrimas, casi como queriendo ocultarlas.
Pude haberme largado ¿Qué necesidad tenía de entrometerme en sufrimientos ajenos cuando tenía más que suficiente con los propios? Y sin embargo, no tuve el valor…no pude… Mi corazón oprimido me decía “Ella es”. Ni por atisbo podía sospechar quién era “ella” pero  con cada latido, mi cerebro iba obnubilándose más y más. No había modo de utilizar la razón pues a cada segundo se iba apoderando de mí la certeza de que era “ella”…ella era vital ¿Para qué, por qué? ¿Cómo podía saberlo? Desde la sinrazón, algo me impulsaba a acercarme. Cuando estuve frente a ella, a centímetros de su humanidad, no supe qué decir, escuetamente me quedé observándola. La niña de trencitas enmarañadas se rascó la rodilla derecha. Pude apreciar su rostro; la sonrisa dibujada no estaba más, la lluvia la había borrado. De repente pero con suma lentitud, elevó su cabecita hasta hundir su triste mirada en la mía. Delineó una amplia sonrisa y gritó:
- ¡Papá!- pegó un brinco y se abrazó a mi cintura. Como por obra de arte y magia, la nubecilla gris que hasta ese momento había estado sobre ella, se evaporó.
-¿Quién eres, pequeña? No te conozco- ...( )...


           (Pieza única. Año 2012. Medidas: 80 X 52 cms. Precio $.600 dólares americanos)