SE NOTIFICA QUE TODO EL MATERIAL GRÁFICO EXPUESTO EN ESTA PÁGINA ESTÁ PROTEGIDO POR EL DERECHO DE PROPIEDAD INTELECTUAL: "DIRECCIÓN NACIONAL DEL DERECHO DE AUTOR (Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Buenos Aires - Argentina) Expediente N° 5055435" ... POR LO QUE QUEDA PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL, SIN LA AUTORIZACIÓN ESCRITA DE SUS PROPIETARIOS.

LLEGASTE HASTA AQUÍ CON LA LICENCIA PARA HURGAR Y PROFANAR ENTRE ESTOS MUNDITOS ALTERNATIVOS Y FANTÁSTICOS, PERO ¿QUÉ DEJAS DE PARTE TUYA?
FANTASEAR ES GRATUITO, PERO ALENTAR, APLAUDIR, DECIR "ME GUSTA", O DEJAR UN ABRAZO, TAMPOCO DEMANDA MUCHO ESFUERZO.

jueves, 20 de julio de 2017

"EL PENACHO AMARILLO BRILLARA EN ENERO"

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía (Derecho de autor, protegido)

Yo no las inventé a ustedes, malditas caras sonrientes, vigilantes y punzantes, maquilladas con vidas ajenas. Siempre relamiéndose en torturas y celos que mordisquean la noche ¡Grítenme que es normal, que patear el tablero es parte del juego! Hay un cadáver de tu lado y un cadáver del mío. Lloras tú, lloro yo….con una larga y solitaria lágrima que en un cofrecito guardé para la ocasión. Debo pintar mis ojos para no desentonar; debo decorar mi cubil; no quiero que tus tacones tropiecen con mis despojos. Si he de irme, quiero partir como un lindísimo anciano a quien el arado surcó la frente. No quiero irme con temor, no como el fracasado artífice de sueños que las lenguas señalaron con mentiras…



          (Pieza única. Año 2013. Medidas: 80 X 64 cms. Precio $.600 dólares americanos)

lunes, 10 de julio de 2017

"FLOR Y MIEL"

Música e ilustraciones de Oswaldo Mejía.

Video con parte de mi obra pictórica sobre mi propuesta plástica Surreal-erótica, El vídeo ha sido editado con la música correspondiente al track "FLOR Y MIEL". Un hard-heavy, muy speed, de letras con contenido de metáforas eróticas. La canción es de mi autoría en composición y arreglos musicales, así como la ejecución de la guitarra líder junto a mi otrora banda "Brebaje".    

jueves, 29 de junio de 2017

"MI VIENTO AGUARDA POR MARIPOSA"

Ilustración y cuento de Oswaldo Mejía (Derechos de autor, protegidos)
Cap VIII del libro "Delirios del Lirio"


Extracto del cuento...(...)...
¿A qué Dios travieso se le ocurriría crear esta demencial jungla de concreto? Te atrapa, te asfixia, tiene sabor a encierro y condena. Confina las almas hacinándolas en una soledad acompañada que, por ilógico que parezca, vuelve cada vez más distante a quienes más cerca tienes.
 Aquí todos ignoran a todos, sólo te toman en cuenta cuando posees algo que les resulta útil y entonces traman cómo quitártelo. Los senderos están atestados de seres bípedos, muchos de ellos con cabeza de cerdo, buitre, reptil, hiena y cualquier clase de alimaña que puedas imaginar. Estas bestias transitan dándose mordiscos y gruñéndose unas a otras de manera constante. Las cabezas de animal son producto de la vil creación de los SEÑORES DE LA OSCURIDAD. Son ellos quienes se las injertan como condecoración a quienes se destacan por su maldad. El caos es un orden vertical impuesto por el régimen del poder. En este orbe el cielo siempre se muestra frío y gris, al igual que el suelo donde predomina ese tono luctuosamente grisáceo.
Estos señores controlan todo: Los alimentos, las diversiones y… las emociones. Concibieron puertas que deberían servir para facilitar la entrada a diferentes lugares; hay millones de ellas pero todas inviolables pues las mantienen obstruidas. Nada tiene razón de ser aquí. Quienes fungen de ser guías espirituales, cobran en monedas o en especies la tarea de llevar mensajes de plegarias o peticiones a entes crueles que ellos representan como seres alados correteando alegremente entre las nubes. Su pregón es que si no pagas, los de arriba te lanzarán terribles castigos. El miedo, la angustia, la soledad y la avaricia alimentan y ceban al odio, no dejando espacio para el amor.
A quienes predicamos sobre el amor, nadie quiere oírnos y quienes por alguna razón ajena a su voluntad nos escuchan, inmediatamente se alejan y nos denuncian. Si te atrapan, la pena por hacer apología al amor es someterte a una intervención quirúrgica que consiste en aserrarte el cráneo y extraerte del cerebro todo resquicio de tus convicciones. Con ello, los SEÑORES DE LA OSCURIDAD obtienen dos propósitos: Que no vuelvas a recordar tú predica y que por la costura de alambre con que volvieron a unirte el cráneo, la fauna de afuera te identifique fácilmente como un castigado por sedición al régimen.
A mi me denunciaron, me atraparon y me sometieron a la lobotomía, según ellos, para limpiarme de pensamientos protervos. Desconozco cuanto tiempo anduve por allí, privado de argumentos y mi particular elocuencia para hablar del amor, mas ese sublime sentimiento no pudieron extirparlo de mi esencia, todo el tiempo lo albergué en mi pecho. Esos estúpidos SEÑORES DE LA OSCURIDAD no saben que para matar al amor deben arrancarte el corazón, aunque a ellos sólo les interesa que no hables de “eso” ya que están convencidos de que es un virus nocivo que se propaga a través de la palabra.
He vagado por esta fría jungla de concreto, atestada de zoomorfos adoradores del odio, sin poder recordar ni una palabra amorosa y pese a ello, mis entrañas estaban henchidas del más sublime de los sentimientos.
Aconteció un día…Como un paria, un apestado a quien nadie se le arrima por temor al contagio, me recosté entre unos montículos de impurezas y desperdicios. Cuando se siente el frío de la soledad, hasta la tibieza de la inmundicia te parece acogedora. Estaba semidormido cuando un cosquilleo recorriéndome el antebrazo derecho, llamó mi atención. Me iba a rascar pero al momento de hacerlo, vi una hermosa oruguita de cuerpo blanquecino y cabecita amarilla que pugnaba por alcanzar mi hombro ¡Se veía tan tierna!  Parecía buscar cobijo en mí. La tomé delicadamente entre mis dedos y la coloqué sobre mi hombro. Creo que ambos nos sentíamos a gusto en mutua compañía. Lentamente se deslizó por mi clavícula, ascendiendo por mi cuello. Ya no lograba verla pero el hormigueo que me provocaba su andar me iba dictando su posición. Sentí que había alcanzado el lóbulo de mi oreja y la fricción de su cuerpecillo me hizo sonreír, me proporcionaba un enorme placer la cercanía dérmica que estábamos experimentando y así, con esa agradable sensación me quedé dormido… caí en un sueño profundo.
A partir de aquel día recuperé mi otrora capacidad para platicar sobre el amor. Al despertar me reencontré con un léxico que juzgué perdido. Lo primero que pronuncié fue “Permíteme adorarte”. Jamás dejé de estar atiborrado de amor pero una vez vuelto a recuperar el don de la prédica, con esa encomienda me puse en marcha. Iba de aquí para allá vociferando sobre la existencia del amor con palabras que se habían enquistado en mi cerebro, el órgano que gobernaba mi humanidad y me dictaba aquello que debía pronunciar. Los parias como yo -que no eran pocos- se mostraban interesados en mi elocuencia y a medida que yo iba disertando, más y más adeptos se sumaban a la amorosa filosofía que predicaba.
Ocurrió un hecho extraño a partir del instante en que comencé a escuchar el dictado interno de mis discursos… cada día, al despertarme, hallaba una taza conteniendo avena y al costado, unos mendrugos de pan...
Una mañana en que estaba desperezándome luego de mi reparador sueño nocturno y me disponía a coger mi rutinaria taza con avena, sorpresivamente, me vi cercado por una turba de zoomorfos que me gruñían y amenazaban con clavarme los dientes. Algunos gritaban:
-¡Aquí está, él es el predicador!- presa del pánico, no atinaba a nada, apenas si intentaba esquivar las dentelladas de los más exaltados, ni siquiera intentaba ponerme de pie, sabía que era inútil, no tenía chance de huir, todo lo que podía hacer era permanecer estático… esperando lo peor.
De pronto, la multitud abrió paso a cuatro zoomorfos con cabeza de hiena que, armados de unas varillas de madera con puntas de metal, empezaron a herirme despiadadamente sin dejar un centímetro de mi cuerpo a salvo, aunque lo hacían con meticulosa dosificación. Era notorio que su intención era dañarme pero no matarme. Estaba empapado en sangre y en estado de shock cuando dos de ellos me tomaron de los brazos, me levantaron en vilo y me llevaron a rastras por entre la multitud. A mi paso sentía la presión y el impacto de las mordidas que me profería la turba y sin embargo no sentía dolor.
Al recobrar la consciencia, me vi atado de pies y manos a una fría tarima de metal mientras que un zoomorfo con cabeza de buitre, valiéndose de unas tenazas, iba cortando las costuras de alambre con que cosieron mi cráneo aquella vez que por predicar el amor, fui condenado por sedición. Terminada su faena de quitarme las costuras, el cabeza de buitre, con la tapa de mi cráneo en sus manos, llamó a sus compañeros que estaban muy concentrados en la práctica de lobotomía a otros supuestos sediciosos al régimen.
-¡Miren lo que este tenía alojado en su cerebro!- Gritó el cabeza de buitre-¡Es una crisálida de mariposa con alas de corazón! ¡Maldición, la profecía está por cumplirse!
...(...)...

(Pieza única. Año 2013. Medidas: 80 X 54 cms. Precio $.600 dólares americanos)


domingo, 11 de junio de 2017

"ANGELES Y ARQ-ANGELES". MONÓLOGO (O. Mejía)

Monólogo sobre la historia un tanto manoseada, acerca de los Ángeles. El único proposito de esta publicación es alertar a quienes deseen escuchar, a no confiar en que, necesariamente los escritos  narran historias 100% verídicas, sino que muchas veces son versiones subjetivas de los hechos reales, y otras veces son mentiras   adrede, para tergiversar verdades, en defensa de intereses de algunos grupos manipuladores...


jueves, 8 de junio de 2017

"ALBA Y OCASO RETOZAN SOBRE LA PLUMA DE MI AMADA"

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía (Derechos de autor, reservados)



*-¿Me puedes decir, porqué, cada una de estas puertas, tiene dos ojos de cerradura, uno más arriba del otro? 
**-Tú eres más pequeño; y simultáneamente, ambos otearemos lo que hay detrás. Al otro lado de cada una de estas dos puertas hay encerrada la vida de un Ángel. Ambos desmerecieron ser felices y tuve que encerrarlos separados. Por ello enfermaron. La soledad es capaz de desquiciar también a los Ángeles. ¡Mira a este! ¿No te parece hermoso?
*-¡Sí, es muy bello!...Pero ¿Porqué hiere su piel con sus propias uñas?... ¿Y porqué no cesa de sonreír mientras llora?
**-Te lo dije, está demente. Extravió su cordura, pues fue incapaz de cobijar y cuidar lo que se le encomendó proteger. Jamás se perdonará haber perdido lo que para la mayoría de los mortales es la razón de la vida misma. Aunque sonríe intentando engañarnos, sabe que de aquí hasta el fin de su tiempo, su alma no tendrá sosiego…-
*-No resisto seguir mirándolo… ¡Tan bello! …Y sufriendo de esa manera… ¡No. Ya no quiero verlo!-
**-¿Sabes que no hay nada más poético que la muerte de algo realmente hermoso?... ¡Pues este Ángel es realmente hermoso y está muriendo! ¡Míralo! …Tú naciste poeta ¡Debes escribir sobre lo que ves aquí! 
*-¡No lo haré! ¡No lo haré!-
**-Nadie viene a “Las Jaulas” y se va sin llevarse algo ¡Ven, mira lo que hay tras esta otra puerta! Este Ángel, es el cual, el primero debió cuidar y proteger, más lo amó con tal devoción, que tan sublime sentimiento se tornó en enfermiza obsesión y terminó dañándole.-
*-…Pero… Este no tiene ojos… Sólo las cuencas vacías que no cesan de sangrar…-
**-Este Ángel, todas las mañanas arranca sus propios ojos y los devora, para así intentar evitar ver más despedidas, pero en cada anochecer, nuevos ojos le han de brotar…-
*-¡Esto es demencial! ¿Cómo puedes mantener encerrados a estos seres y regocijarte en sus martirios.-
**-No me regocijo en sus martirios. Sólo soy el guardián de sus agonías… y después de hoy día, sabrás que también estoy muriendo con ellos. Cuando escribas sobre esto, di que viste morir la luz…-


(Pieza única. Año 2011. Medidas: 80 X 50 cms. Precio $.600 dólares americanos)

sábado, 3 de junio de 2017

"60 MINUTOS POR SEGUNDO"

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía (Derechos de autor, protegidos)

Al caer la tarde, debo asegurarme que ambos estemos aquí, pues si faltásemos tú o yo, este sueño no podría estar completo. Yo, porque tengo que soñar y tú, porque debes espectar lo que estaré soñando.


(Pieza única. Año 2012. Medidas: 80 X 50 cms. Precio $.600 dólares americanos)

domingo, 21 de mayo de 2017

"CIERREN PUERTAS LOS DE ATRAS"

Música e ilustraciones de Oswaldo Mejía.

Muestra de parte de mi obra pictórica sobre mi propuesta plástica Surreal erótica, aunque yo prefiero denominarla, automatismo subconsciente. El vídeo ha sido editado con la música correspondiente al track "Cierren puertas los de atrás" canción de mi autoría en composición y arreglos musicales, así como en la ejecución de la guitarra líder junto a mi otrora banda "Brebaje".


viernes, 5 de mayo de 2017

"LOS DUENDES SUEÑAN EN COLORES PASTEL"

Ilustración y cuento de Oswaldo Mejía (Derechos de autor, protegidos)

Extracto del cuento ...(...)...

Esta noche, tal como te dije, es muy especial para los borregos, las arpías, chacales, cerdos y asnos pues masivamente, festejan el nacimiento de un redentor  del que ni siquiera están convencidos que los vaya a redimir pero es un buen motivo para festejar y atiborrarse de comida y bebidas espirituosas, lo cual no les proporciona felicidad pero sí placer, además de garabatearles ese rictus en sus hocicos, mueca que ellos interpretan como sonrisas.
La arpía con la que comparto mi caverna y una mutua repulsión, tuvo la visita de otro pajarraco, su hermana. Llegó con unas botellas que contenían un brebaje -me parece  haber leído en las etiquetas de dichas botellas, la inscripción “Orines de Lucifer”-. Cuando la micción que bebimos empezó a hacer estragos, ellas recomenzaron a parlotear incoherencias y a realizar remedos de danzas bajo la luz de la luna, fue entonces que decidí largarme, no estaba a gusto allí, quería apreciar otros aires.
Una vez fuera, recordé que hace tiempo que mi pata derecha trasera se rehúsa a seguir acompasadamente a mis otras tres patas pero igual me fui, rengueando, sí, de todos modos me fui. Por donde circulaba sólo veía animales obnubilados que sonreían estúpidamente, con una euforia desmedida debido a la generalizada ingesta de las bebidas “espirituosas”, contrastando con la lucidez que me confería mi aflicción. Mi ángel de la guarda no se fue de vacaciones, simplemente cesó su función… y yo le extrañaba en demasía. Se fue diciéndome “Ya cumplí mi ciclo. Vendrán otros que cuidarán de ti de aquí en adelante”
Entre mis pasos desacompasados, mis soliloquios y algunas lágrimas, me topé con una casucha iluminada donde expendían los “Orines de Lucifer”. Sólo tenía la mitad de una moneda que celosamente guardaba en mis fauces para no perderla; con ella pagué por una botella de la infernal micción y empecé a beberla, solitario y de pie. La botella sería mi fiel compañera mientras en su interior hubiera algo de líquido, aunque me torturaba saber que la bebida no tardaría en agotarse.
Me encontraba ensimismado con mi botella que iba vaciándose lentamente cuando de repente, apareció un cerdo ebrio. Dijo que me conocía, que me apreciaba muchísimo y otras tonterías que ya ni recuerdo. Claro que como yo soy un viejo lobo, no un asno, enseguida me di cuenta que aquel cerdo ebrio de cara burlona, lo único que deseaba era que le invitara un poco de lo que yo estaba bebiendo. Siempre tuve la convicción de que una cuota de veneno no se le niega a nadie, así pues, compartí con él un sorbo y le pedí con mucha amabilidad que se largara, que no interrumpiera más la conversación que tenía conmigo mismo. Necesitaba desahogarme contándome cuánto necesitaba a mi otrora ángel guardián.
El cerdo me agradeció y se fue dibujando serpenteantes “eses” con su andar, encaminándose hasta un rincón donde libaban un chacal y un asno. Me desentendí de él y los otros y volví a sumirme en mis penas y añoranzas.
 -Ángel mío ¿Cómo voy a olvidarte si de todo lo que me enseñaste me faltó aprender a vivir sin ti?
Así de ensimismado estaba cuando de pronto llegó a mis oídos el escandaloso eco que ocasionaba una trifulca proveniente del rincón hacia donde se había dirigido el cerdo ebrio de mirada burlona. Giré mi cabeza para ver qué ocurría y alcancé a verlo. El cerdo estaba panza arriba, pataleando en el piso; una certera coz del burro  le dio en la cabeza dejándolo instantáneamente quieto, cual si fuese un cadáver. Inmediatamente, movido por mi naturaleza impulsiva, en dos brincos llegué al lugar. El cerdo estaba quieto, privado de casi todas sus facultades,  apenas si respiraba  levantando polvo en cada exhalación.
El asno y el chacal me observaban desafiantes. Yo los miré, hice rechinar mis colmillos y gruñí:
-Malditos desgraciados ¿Por qué hicieron esto?- Dije con tono de amenazante reclamo.
-No te metas en esto, imbécil. En este mismo instante podría matarte de una patada si quisiera- Sentenció el asno.
-Lárgate mientras puedas, estás muy lejos de tu territorio, aquí no te daremos explicaciones- Acotó el chacal.
-¿Acaso creen que pertenezco a algún lugar? Soy un lobo y por tanto soy lo que soy donde voy y donde estoy- Fue lo último que expresé antes de que comenzara la pelea...(...)...


(Pieza única. Año 2012. Medidas: 80 X 50 cms. Precio $.600 dólares americanos)



jueves, 20 de abril de 2017

MONÓLOGO SOBRE NIMROD (O. Mejía)

Monólogo sobre una historia alucinante, con la cual, para nada tengo, ni siquiera la menor intención de atacar o herir susceptibilidades con respecto a la fe y creencias religiosas de nadie. mi único afán es narrar y poner sobre el tapete hechos que nos estimulen al análisis, y nos puedan liberar del yugo del pensamiento dogmático.



sábado, 15 de abril de 2017

"UNA PORCION DE LAGRIMA"

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía (Derechos de autor, reservados)


Sólo soy el portador del mensaje. Quien me utiliza de mensajero, es el que ha embarazado mi mente con estas fantasías que debo parir incesantemente, una a una, para hacer posible las visiones del alma que cada ser humano lleva dentro.



 (Pieza única. Año 2010. Medidas: 80 X 57 cms. Precio $.600 dólares americanos)




lunes, 3 de abril de 2017

"RODIN FUE POR CIGARROS"

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía (Derechos de autor, reservados)


No sé quién ni qué soy, no sé cómo llegué aquí, pero me ha tocado ser testigo de lo que en este lugar ocurre. Quiero contarles y hacerles partícipes de lo que he podido ver. Vengan y echen una mirada a este mundillo raro y retorcido que anida dentro de mí, muy dentro de mi subconsciente.


 (Pieza única. Año 2010. Medidas: 80 X 59 cms. Precio $.600 dólares americanos)

jueves, 16 de marzo de 2017

"SOY QUIEN FABRICA LA LAGRIMA"

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía (Derechos de autoría, reservados)

Trotando en su candidez, Florymiel retoza tomada de la mano del hombre de arcilla, el gigante de andar silencioso, el tierno titán de mirada triste y sonrisa de niño. Unos pasos y al cobijo de la seta cómplice, él lame sus graciosas orejitas de asno. El gigante de arcilla, con sus dedos de pajarillo rasga las sedas con delicadeza, mientras a lo lejos las crisálidas anuncian el reptar del brutal vendaval. Aullidos, gemidos… la aspersión humedece la noche.
Por la mañana el globo amigo verá reverdecido su jardincito y mientras desayunan… los tres reirán.
Soy la semilla que estimula florecer la jungla.
Soy la mano que acaricia el lomo de tus turgencias.
Soy el resplandor que entreabre tus parpados.
Soy quien a tus labios arrancó un “¡Oh!”
Por la tarde, el globo amigo llorará sin cesar. Florymiel y el gigante de arcilla, con un “ADIOS” que ninguno pudo pronunciar, cruzaron el umbral… y con sus aullidos y gemidos se fueron a regar otros jardines. El globo amigo quedó abrazado a su soledad, cantando el recuerdo de un desayuno con tres risas que nunca más se repetirán.


 (Pieza única. Año 2012. Medidas: 80 X 57 cms. Precio $.600 dólares americanos)

miércoles, 1 de marzo de 2017

"REVUELCATE EN TU CRIPTA CENSURADOR"

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía (Derechos de autor, reservados)

No hubo más que oídos ciegos mientras el hijo de la luz tarareaba un estribillo bobo. Se había sentenciado un recorrido  llano y  la musa reclamaría egoísmo. 
Aunque procuró no desafinar, las lágrimas surcaron mejillas exentas de dedillos que las contuvieran. Cada lágrima vertida humedecía roca estéril. 
Un cristal seguido de otro embrionaron resignación y abonaron marcas de abducción que se tornaron apéndices ¿En qué momento se volvieron remeras? No lo sé…Pero ahora el hijo de la luz tiene las valijas llenas de alas que ansían nubes donde reposar.
¿Ves que es muy fácil matar un ángel? 
Más el hijo de la luz modeló su pánico y ya está listo para viajar.
Vino solo, tarareó solo y solo empezó a aletear.
¿Por qué no aguardaste mi regreso, hijo de la luz?


(Pieza única. Año 2010. Medidas: 80 X 57 cms. Precio $.600 dólares americanos)


jueves, 23 de febrero de 2017

"PAT AGUJEREÓ MI ALMA"

Ilustración y prosa de Oswaldo mejía (Derechos de autor, protegidos)


Cabalgo desnudo entre la confusión.
Si quiero rascarme, no tengo cuerpo.
Si quiero llorar, no tengo ojos.
La musa de mi canto es la desesperación.

¡Locoooooooooooo!
Tu demencia soy, cógete de mí mano.

Cargando mis pellejos, camino hacia atrás.
Rodé por un embudo, estoy loco a rematar.
La noche es más espesa, ha huido el resplandor.
Estos gritos silenciosos han quebrado mi razón.

¡Locoooooooooooo!
Tu demencia soy, y he regresado por ti.


(Pieza única. Año 2010. Medidas: 80 X 61 cms. Precio $.600 dólares americanos)


martes, 14 de febrero de 2017

"SE AGOTARON LAS ALAS PARA ANGELES"

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía (Derechos de autor, protegidos)


Te necesito…
Sin importar quién eres; 
Basta con que seas capaz de edificar un sueño.
¿Sabes? Ya no estaré triste. 
Volví a escuchar la más dulce y deliciosa mentira:
“De aquí, hasta la eternidad”.
Sólo vine por un instante a mirar tu figura. 
Y me diste más… 
…La promesa de una vida lamiendo tu piel,
Y con esa ilusión, podré vivir la eternidad de este día.


(Pieza única. Año 2011. Medidas: 80 X 57 cms. Precio $.600 dólares americanos)


domingo, 29 de enero de 2017

"ITINERARIO PARA OLVIDAR"

Ilustración y cuento de Oswaldo Mejía (Derechos de autor, protegidos)

(Extracto del cuento)...Amigo mío,  el gran teatro del día acabó hace varias horas. El Sol se desangró y su luz ha huido, apenas si puedo distinguir tu rostro color azul. Tengo sueño y deseo recostarme entre esas piedras… mientras duermo, ellas quizás se animen a contarme de dónde vengo.
¡Amigo mío, despierta! ¿Quieres soñar lo mismo que estoy soñando?
¿Ves aquellas luces hiriendo la negrura de esta noche que se me antoja como antesala de malos presagios? ¿Ves aquella nave que acaba de descender?  Está cargada de jaulas que contienen seres muy tristes. No alcanzo a verlos con nitidez, pero calculo varios centenares de ellos. Su tristeza es tan grande que la percibo en el viento, tienen aroma a miedo y desconcierto.
Ahora sí puedo distinguirlos. Están vestidos de blanco y llevan un colgajo rojo pendiendo de sus frentes... ¿Los ves? Los que los arrean son muy diferentes, son los que poseen mandiles amarillos y guantes color naranja. Parecen no tener sentimientos ni remordimientos. No me equivoco, son crueles… Esos huelen a muerte.
¿Qué pensarán hacer con todos aquellos seres tan apenados? Los han separado en grupos, formando filas. Escasamente logro ver sus ojos en los laterales de sus rostros, no los veo claramente pero percibo que en ellos no hay lágrimas, sólo desconcierto, soledad y temor, pero todo lo asumen.
“¡Que estupidez más grande! La vida nunca deja de ser una broma cuyo único objetivo es burlarse de nuestra mísera condición de esqueletos recubiertos de músculos y huesos. Consigues harta y sabrosa comida cuando ya eres un viejo al que los médicos le prohibieron comer salado, dulce ni condimentos; y para rematar, ya no tienes dientes. Si hasta logras tener éxito luego que mueren tus padres y entonces no hay nadie detrás de ti que pueda sentirse orgulloso de tu triunfo… Quisiera reírme pero no puedo, esto duele.”
Perdona si me desvié del tema, pero me conoces de sobra; sabes que soy muy desordenado cuando me sumerjo entre los límites de la realidad y la fantasía.
Estoy acompañado de ti, soñando despierto, agazapados frente a un espectáculo de esta magnitud y no podemos compartir la visión pues no eres más que un osito de peluche azul al que se le cayeron los botones que fungían de ojitos pero bueno, aunque no puedas ver nada, al menos puedo invitarte a  acompañarme a mi sueño… o a mi pesadilla.
¡Dios mío! Los arreadores, los de mandiles amarillos y guantes color naranja están aporreándoles en la cabeza a los seres tristes de la primera fila. Uno a uno va cayendo, abatidos por los certeros golpes que esos desgraciados descargan sobre su nuca.
 ¡Esto es horrible! Muchos sangran profusamente por la nariz y la boca, retorciéndose en interminables estertores; creo que algunos han defecado pues sus traseros, repentinamente aparecen manchados de una viscosidad gris verdusca...
...(...)...


 (Pieza única. Año 2012. Medidas: 80 X 57 cms. Precio $.600 dólares americanos)

viernes, 20 de enero de 2017

"RAPSODIA DE MANOS MUDAS"

Ilustración y texto de Oswaldo Mejía (Derechos de autor, reservados)

"Soy un ARTISTA. Por ello tengo el rol imperativo y la facultad de inventar sueños, inquietar sensibilidades y crear mundos alternativos en las mentes de quienes asisten a la convocatoria de mi propuesta"...

*-¡¿Le vamos a permitir que nos contamine con su magia?! 
¿Dejaremos que mordisquee nuestras mentes con sus toxicas fantasías?
¡…Maldito embustero que pretende hacernos creer que puede fabricar universos con papel; con humo…con palabras…!
¿No es más fácil apedrearle y silenciar de una vez por todas, sus predicas sobre humanizar al reptil que llevamos dentro?
¡Él es tan infeliz como nosotros!
…Sólo que el muy desgraciado, mira hacia arriba; y allí encuentra la inspiración para proclamarse “UN DIFERENTE”.


(Pieza única. Año 2010. Medidas: 80 X 64 cms. Precio $.600 dólares americanos)

viernes, 13 de enero de 2017

"PLEGARIA POR EL ORATE QUE DUERME DE CABEZA"

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía (Derechos de autor, reservados)


Si temes enfrentarte a tu subconsciente, rebobina tu andar y guarece tus escamas entre la niebla. Otros necesitan de mi espejito.


(Pieza única. Año 2010. Medidas: 80 X 60 cms. Precio $.600 dólares americanos)

viernes, 30 de diciembre de 2016

"PEROL DE IDEAS SUELTAS"

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía (Derechos de autor, reservados)

Llévame hacia esos lugares que dices, esos donde las flores son pintadas con lápices de colores y sus aromas provienen del aliento de bocas de miel y labios entreabiertos. Llévame allá, donde los faunos voyeristas atisban las caricias que prodigan las manos ansiosas; quiero ver esos dos soles que dan doble alegría a los pliegues de las pieles desnudas.
¿Podrías preparar sopa con esas piedrecillas azulinas que hay por doquier? ¿O sólo quieres que nos llenemos de viento y tiempo? Alguien me dijo que es bueno para exfoliar el alma…
Llévame a esos lugares que dices, donde las frutas tienen alitas de sedas y tules que vienen hacia tus manos adiestrándote para que me acaricies cuando estoy en celo. Llévame allá donde la noche cómplice permite el tanteo de tu estremecimiento; quiero correr desbocado por entre tu vientre, hurgando el cóncavo de tu cordura que tu deseo me ha de ofrecer.
¿Acaso piensas que si nos vestimos de ilusión nos importará el que nadie nos mire? ¿O crees que por cantar desafinado dejen las estrellas de brillar? Vine por un mimo y me quedé en ti.
Llévame hacia esos lugares que dices.
Llévame hacia allá.

Si ves que no camino de prisa, lleva a mi mente a pasear…


  (Pieza única. Año 2010. Medidas: 80 X 60 cms. Precio $.600 dólares americanos)

viernes, 9 de diciembre de 2016

"PARA MAYRA"

Vídeo dedicado a mi hija unigénita, donde muestro parte de mi obra pictórica, sobre el fondo musical de la canción "Para Mayra", la cual compuse basada en un poema que escribí el día de su nacimiento, y que años más tarde arreglara musicalmente para hacerla parte de la discografía de mi otrora banda "Brebaje", donde ejecutaba la guitarra líder.



martes, 6 de diciembre de 2016

"PLASCEBO"

Ilustración y cuento de Oswaldo Mejía (Derechos de autor, protegidos)



(Extracto del Cap 5, Libro "Delirios del Lirio")

-Llegas muy a tiempo, mi viejo amigo, tengo algo que quiero compartir contigo. Lástima que no tengas boca pues sería lindo conversar fluidamente pero para mostrarte lo que he descubierto, basta con que puedas ver y oír. Dios te diseño así,  lo hizo adrede para que fueras un almacén de sabiduría y tu sapiencia no se extravíe entre palabras que pocos entenderían. Pero no te quedes ahí ¡Pasa, ven! No tengo mucho para invitarte, apenas unos bocados de maná que cogí esta mañana de mi jardín.
Mira ¿Ves este extraño libro cuyo único contenido es una receta? Lo hallé para deleite de nuestro espíritu. Dizque esta pócima tiene el poder de convertir a quien lo bebe  en antena receptora de mensajes emitidos por seres extraños que constantemente nos están vigilando desde más allá de donde penden las estrellas.
¿Estabas al tanto de ello? Vaya, vaya, veo que sí, has asentido con tu cabeza. Y si sabías de esto ¿Por qué nunca me lo comunicaste? Tus manos me hablan y yo entiendo lo que quieren expresarme, así como el brillo de tus ojos; siempre fueron muy elocuentes para mí
¿Dices que has visto a esos seres? ¡Jaaaaaaaaa-ja-Jaaaaaaaaa! No, por favor, no te enfades, no me estoy burlando, es que me sorprendiste… ¿Dices que eres uno de ellos y que viniste a cuidar de mí? Ciertamente, creo que estás loco ¿Acaso no soy yo quien cuida de ti y a menudo te provee comida? Aunque… ahora que reparo en ello…siempre te la llevas en los bolsillos, nunca te vi comerla ¡Lógico, si no tienes boca! Hay muchas cosas que se me pasaron por alto… tu salud…  jamás te he visto enfermo, no es natural, poco más, poco menos, alguna vez todos nos enfermamos... pero no tú, es extraño, ya lo creo. ¡Ey, tu risa! A pesar de tu incapacidad para exteriorizarla  ya que careces del elemento físico en pos de que el sonido se expanda, puedo percibir tu silenciosa carcajada ¡Ah! Te mofas de mi torpeza y distracción… jajaja, me has hecho reír de nuevo… es verdad, llevo años dándole comida a quien está falto de boca para ingerirla. Tienes razón, soy estúpido o  tal vez el loco sea yo…
¡Ya deja de reírte de mí! Es cierto, sí, soy un estúpido demente que por andar ensimismado, hurgando entre quimeras y sueños, descuido mi vida real, entonces el mundo que me rodea me es extraño, no consigo comprenderlo. Quita tus brazos de mí, no intentes consolarme, tu abrazo me hace sentir más ridículo aún.
¿Por qué te llevabas el alimento si no puedes ni necesitas comer? Aja, sí, sí, tu imaginario perro de dos patas que, según tú, es capaz de hacer música hasta con los latidos de su corazón. A él se la llevabas… la comida que yo te daba se la llevabas a tu imaginario perro de dos patas…
¡Ya suéltame! ¡Mira lo que has hecho! Por tu culpa he tropezado y tiré el saxofón. Un día de estos me dedicaré a ordenar este caos en el que habito, acorralado por objetos inútiles que se van amontonando, acaparando más y más espacio, bloqueándome la salida. Si, voy a tener que poner un poco de orden o ya no podré moverme ni siquiera para recoger maná de mi jardín y preparar bocadillos para tu imaginario perro de dos patas… pero eso será otro día.  Ahora leamos el libro que, para deleite de nuestro espíritu, hallé entre tantas futilidades. Escucha, escucha…(...)...





         (Pieza única. Año 2012. Medidas: 80 X 53 cms. Precio $.600 dólares americanos)