SE NOTIFICA QUE TODO EL MATERIAL GRÁFICO EXPUESTO EN ESTA PÁGINA ESTÁ PROTEGIDO POR EL DERECHO DE PROPIEDAD INTELECTUAL: "DIRECCIÓN NACIONAL DEL DERECHO DE AUTOR (Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Buenos Aires - Argentina) Expediente N° 5055435" ... POR LO QUE QUEDA PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL, SIN LA AUTORIZACIÓN ESCRITA DE SUS PROPIETARIOS.

LLEGASTE HASTA AQUÍ CON LA LICENCIA PARA HURGAR Y PROFANAR ENTRE ESTOS MUNDITOS ALTERNATIVOS Y FANTÁSTICOS, PERO ¿QUÉ DEJAS DE PARTE TUYA?
FANTASEAR ES GRATUITO, PERO ALENTAR, APLAUDIR, DECIR "ME GUSTA", O DEJAR UN ABRAZO, TAMPOCO DEMANDA MUCHO ESFUERZO.

sábado, 4 de junio de 2016

LA VIEJA CANCIÓN DE LOS SANTOS


Ilustración y texto de Oswaldo Mejía (Derecho de autor, Protegido)

Por allí, debajo de esas finísimas capas, mezcla de ácaros, polvo y evocaciones que nadie recuerda, hay refundidos testimonios de lo que ocurrió ayer. Todas son bocas en “U”. Carlos Miguel aparece vivaracho y haciendo muecas. Yo, demente, soñando con pintar. Papá, ajeno, rememora los blancos muslos de Emerita. Mamá, santa, sabe que el escabeche generará deleite y que el sabroso pastel, adornado con muñequitos, atraerá palmadas al hombro. Carlos Miguel se vistió de plumas y se enfundó en las alas que llevan las mentes al futuro; lo sé, él estaba ultimando detalles de su suicidio. 

Las fotografías siempre mienten, coaccionan a los rostros a sonreír; mis trazos son su desdén, nunca temen garabatear lágrimas; aquel que tiene el llanto en las palmas, es quien ostenta la verdad, y en consecuencia, es el único propietario de la razón.

Catorce años planeando el viaje, cuyo valor, en primera clase, eran dieciséis capsulitas amarillentas. Yo lo sentí, lo presentí, lo re-contra sentí, y por eso te lo cuento a ti…

La vida y la muerte retozan entre mis omóplatos, suben y bajan por mi nuca, juguetean en el interior de mis orejas, pero no salen en las fotografías de los onomásticos. 

Cuando vino la nave a por él, Carlos miguel no se despidió, simplemente partió… En una cajita invisible, me dejó en herencia esta incapacidad para ser feliz. Ya no hubo más bocas en “U” por más que las fotografías se esforzaban en mantener la farsa… Mis trazos garabateaban solamente lágrimas que los ácaros y el polvo iban cubriendo. Nunca más hubieron bocas en “U”…



(Pieza única. Año 2009. Medidas: 80 X 55 cms. Precio $.600 dólares americanos)



6 comentarios:

Patricia Baldazari dijo...

Es una historia muy triste.Me llevó a vivirla y derramar unas lágrimas. Estoy identificada.

Oswaldo Mejia dijo...

ENCANTADISIMO DE QUE ESTES AQUI, Patricia Baldazari, QUERIDA AMIGA.

Manolo Saenz dijo...

nuestros recuerdos, nuestras fijaciones, nuestros gustos, nuestras obsesiones muchas veces nos absorben y nos alegan de la realidad

Oswaldo Mejia dijo...

Manolo Saenz. HERMANO MIO. ELLO PUEDE SER DEBIDO A QUE LA PERCEPCION DE NUESTRA REALIDAD, SIENDO TAN SUBJETIVA, A VECES NO RESULTA TAN REAL. GRACIAS POR ACOMPAÑARME.

Armando Navarro dijo...

..y para variar..me quedo boquiabierto...no estoy seguro si es la prosa o la imàgen...o ambos..

Oswaldo Mejia dijo...

Armando Navarro. PARA MI ES MUY GRATO SABER QUE MI HUMILDE TRABAJO ES E TU AGRADO. GRACIAS POR ACOMPAÑARME, HERMANO.